Postboda en la Sierra de Navacerrada - Madrid - Rebeca y Miguel Angel

Los que me conocen saben mi pasión por el monte y los paseos por sitios y entornos naturales, por eso acabar haciendo una postboda en la Sierra de Navacerrada era algo que casi estaba predestinado a ocurrir incluso antes de haber tenido la oportunidad de proponérselo a Rebeca y Miguel Angel.

No es que no haga sesiones de preboda o postboda en la ciudad, pero creo que esa sensación de caminar juntos dando un paseo mientras hacemos breves paradas para tomar las fotografias sólo se puede conseguir al abrigo de la sombra de los arboles y el canto de los pájaros.

Cuando pasa el tiempo y regresas a casa, no sólo regresas con unas fotos bonitas, si no que te traes algo de esa paz que te acompaña el resto de la semana.

Por esa razón, para mis sesiones siempre que puedo tengo mis dos lugares fetiches: La Sierra de Navacerrada con su Pinar de Valsain, o los Montes de Toledo.

Siento que es genial poder disponer de una ratito para disfrutar de la naturaleza, y sobre todo si tienes la suerte de que te acompañe una pareja como Rebeca y Miguel Angel.

Rebeca y Miguel Angel hacen que todo sea muy fácil poniendo siempre buena cara a las propuestas. Son gente valiente, se atreven con todo, incluso con temperaturas no tan agradables como se puede observar en las fotos; pero su buen rollo y optimismo hacen que nada sea más importante que el momento.

Y no es la primera vez que se ponen delante de mi objetivo (aqui podéis ver su boda) si no que hemos tenido la oportunidad de coincidir en más ocasiones. Casi podría asegurar que siento cierta tristeza de pensar que esta podría ser la última ocasión que hemos tenido para hacer unas fotos… aunque confío que el destino volverá a brindarnos una nueva oportunidad.

En cualquier caso, y para los más curiosos, o los no tan curiosos; aqui os dejo su postboda en la Sierra de Navacerrada para que podáis disfrutar tanto como yo recordando aquella fantástica tarde.