Boda en la Finca del Marqués Turrullón - Zaragoza - Nuria y Pablo

Como muchos sabéis ya, hace tiempo que decidí alejarme de la ciudad y situar mi residencia en un lugar mucho más tranquilo y apacible, y así convertirme en  fotógrafo de bodas en Toledo. Ahora vivo en un pueblecito encantador de Toledo.

Desde entonces, no sé cual es el motivo pero mi volumen de trabajo ha aumentado notablemente por aquí y es por esa razón que cuando me sacan de mi pequeño mundo y acabo haciendo una boda en la Finca del Marques Turrullón en Zaragoza siento un soplo de aire fresco. No es que este incomodo aquí, todo lo contrario, soy muy feliz: me encanta realizar bodas en Toledo, la gente de aquí es maravillosa, y muy agradecida con mi trabajo; solo que de vez en cuando me alegra vivir otras costumbres, otros ritmos, otras luces…

Dicen que de una boda sale otra boda, y que muchos amores se inician en la una celebración de otro gran amor.

Por esa razón es por lo que acabé en Zaragoza: de la boda de dos grandes personas como Maria y Juan (podéis ver su gran boda aquí), acabé viviendo la boda de Nuria y Pablo una pareja de Zaragoza, tan bonita por dentro como por fuera.

Pablo y Nuria tienen una bonita historia de amor. Ambos se conocieron en su lugar de trabajo. Recuerdo el día que tomamos un cafe y escuchaba ensimismado cómo me contaban que jugaban con sus miradas en el ascensor de su empresa. Desde entonces nunca se han separado.

Con Pablo me siento muy identificado, es una persona serena, tranquila, un poco sería y muy reflexiva. También es deportista (creo que en este punto no congeniamos tanto, jajajaja). Nuria es algo callada, tremendamente dulce en el trato, con una luz especial en la mirada.

Juntos tienen una química que lo envuelve todo de magia.

Y sin más quiero dejaros su boda, para que disfrutéis de ellos, de su día, de su historia.

Estoy seguro que una vez más, de esta boda, saldrá otra boda de gente tan maravillosa como ellos.

 

Finca de la celebración: Finca del Marques Turrullón